A huge collection of 3400+ free website templates www.JARtheme.COM WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
  • Congreso Alimentacion1
  • Congreso Alimentacionvv11
  • Congreso Alimentacion 3

Peligroso cóctel de tóxicos en los alimentos españoles (y los ecológicos no se libran)

Directo a tus hormonas: Guía de alimentos disruptores. Residuos de plaguicidas con capacidad de alterar el sistema endocrino en los alimentos españoles, es un informe que publicó Ecologistas en acción (EeA) que merece la pena conocer. Es algo así como el estado de la alimentación en España.hormonas tóxicos

Los plaguicidas contaminantes hormonales presentes en los alimentos exponen a la población a un peligroso cóctel de tóxicos que diversos estudios científicos relacionan con daños en la salud humana.

El 28% de las productos analizados por EeA tienen residuos de plaguicidas. El porcentaje aumenta hasta el 45% en frutas y verduras.

Lo que han hecho en Ecologistas en Acción es analizar datos oficiales de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) para alertar del peligro que supone la exposición de la población española a plaguicidas a través de la alimentación.

Continuar leyendo

La industria azucarera pagó a científicos para culpar a la grasa de los infartos

La industria azucarera trabajó directamente con científicos en la década de los 50 y 60 para tratar de minimizar el papel del azúcar en las enfermedades cardiacas y trasladar el foco hacia la grasa y el colesterol. Así lo ha concluido una investigación, publicada este lunes en la revista de la Asociación Americana de Medicina.

En particular, el estudio ha centrado su atención en dos artículos científicos publicados en 1967 por varios investigadores de Harvard y que pueden haber influido en las recomendaciones nutricionales que se siguieron durante las décadas posteriores en EEUU. Éstas estaban centradas fundamentalmente en la limitación de las grasas saturadas y el colesterol, obviando el posible perjuicio causado por un elevado consumo de hidratos de carbono.

 

Resultado de imagen de azucar

Grasas y azúcares añadidos: no recomendables

Ya en los años 60 se establecieron dos líneas básicas de investigación, que señalaban tanto a los azúcares añadidos como a las grasas saturadas de las elevadas tasas de infartos y otras enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, la mayor parte de las guías dietéticas se han centrado solo en la limitación de las grasas y el colesterol, restando importancia al elevado consumo de hidratos de carbono y azúcares añadidos, que puede haber contribuido a la epidemia de obesidad y diabetes que se vive en varios países occidentales.

El nuevo estudio parece apuntar a una maniobra maestra de la industria azucarera. Los hallazgos provienen de varios documentos encontrados recientemente por una investigadora de la Universidad de San Francisco, la doctora Cristin Kearns, que muestran que la Fundación para la Investigación sobre el Azúcar (SRF, por sus siglas en inglés) financió un estudio con el claro interés de que se pasara por alto el papel del azúcar en las enfermedades cardíacas y que se señalara a las grasas.

Kearns examinó los archivos, entre los que figuraban varias cartas entre la SRF, el profesor del Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard, Marcos Hegsted, y el que fuera presidente de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, Roger Adams. Todos ya fallecidos.

Curiosamente, el propio Hegsted había sido el autor de varios estudios que señalaban que el nivel de glucosa en sangre era mejor indicador de aterosclerosis que el de colesterol y que, por tanto, relacionaban de manera directa el azúcar con con enfermedades cardíacas.

La maniobra de la SRF consistiría en contratar a Hegsted y al jefe de su departamento en Harvard, el profesor Fredrick Stare, para que formara parte del comité asesor científico de la Fundación y realizaran una revisión de todos los estudios realizados hasta la fecha sobre las posibles causas de las afecciones cardiacas.

La correspondencia no deja lugar a dudas sobre el "especial interés" de la SRF en "ahogar" la relación de los hidratos y la salud cardiovascular, ni sobre el conocimiento que Hegsted tenía de este interés: "Somos muy conscientes de su interés particular en los hidratos de carbono y abordaremos el asunto tan bien como podamos", afirmaba el investigador en una de sus misivas.

Finalmente, el estudio fue publicado a través dos artículos en la revista The New England Journal of Medicine, no sin antes haber recibido el visto bueno de la SRF. Sus conclusiones eran claras: solo había que tener cuidado con las grasas y el colesterol.

La influencia de las empresas en los estudios

"Estos documentos dejan claro que la intención del estudio financiado por la industria era llegar a una conclusión inevitable. Los investigadores sabían lo que el patrocinador esperaba y eso fue lo que hicieron", explica la profesora de Nutrición, Estudios de Alimentación y Salud Pública de la Universidad de Nueva York, Marion Nestle, en un artículo de la revista de la Asociación Americana de Medicina.

Para esta investigadora, los responsables de esta nueva investigación han hecho "un gran servicio público", aunque recuerda que no se pude saber si Hegsted y Stare falsearon los datos o "si realmente creían que la grasa saturada era una mayor amenaza".

En la actualidad, al igual que casi todas las revistas médicas, la que publicó el estudio de Hegsted y Stare requiere que los autores informen claramente de todos los posibles conflictos de intereses. Pero esto no ha puesto fin a la influencia de la industria alimentaria sobre los estudios científicos. "Hoy en día, es casi imposible contar la cantidad empresas de alimentos que patrocinan investigaciones que suelen dar resultados favorables a sus intereses", afirma Nestle.

Existen dos ejemplos recientes que evidencian la vigencia de este tipo de prácticas. El pasado año, una investigación periodística realizada por el New York Times mostró cómo Coca Cola había invertido millones de dólares para que se pasara por alto la relación entre el consumo de bebidas azucaradas y la obesidad. En otra investigación, llevada a cabo por la agencia Associated Press, se desveló cómo los fabricantes de golosinas también trataban de influenciar los estudios científicos.

Para la profesora Nestle, la influencia de las empresas "socava la confianza del público en los científicos, contribuye a la confusión sobre qué se debe comer y puede orientar las Guías Alimentarias en una dirección que no vaya en el interés de la salud pública". Esta investigadora concluye que este hallazgo debe servir "como advertencia no sólo a los políticos, sino también a los investigadores, revisores, editores de revistas y periodistas de la necesidad de considerar el daño que pueden hacer a la credibilidad científica y a la salud pública los estudios financiados por las compañías de alimentos".

Danone compra a pediatras españoles para que ‘receten’ Actimel

La Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (Sepeap)cobra dinero de Danone a cambio de que receten a sus pacientes Actimel, un producto atizado por prácticamente todas las asociaciones de usuarios a nivel mundial por engañar con su publicidad.

Según ha podido saber OKDIARIO, en el sistema sanitario público, parte del horario laboral de los facultativos se dedica a recibir a visitantes de laboratorios o de empresas alimenticias. Es decir, que estamos pagando de nuestro bolsillo, de nuestros impuestos, horarios en el que un  comercial está intentando convencer a un médico de que recete y recomiende sus productos, que en este caso no son ni siquiera productos médicos.

La sociedad médica, de este modo, se dedica a avalar productos previo pago, con lo que pierde credibilidad el aval cuando trasciende públicamente que esto es así, y además, no debería permitirse que una sociedad médica avalase productos. Sin embargo, lo cierto es que la Ley no es clara al respecto, aunque según Facua, debería prohibirlo taxativamente. “No nos parece ético mercantilizar esta función”, señala la asociación a OKDIARIO.

“Los usuarios se creen que el producto es maravilloso ya que lo recomiendan los médicos. Pero, el hecho de que se haya pagado para que los médicos lo recomienden, es éticamente dudoso. ¿Es Danone la mejor, o es la que paga?”, señalaRubén Sánchez, portavoz de Facua.

Y lo cierto es que Sepeap tampoco oculta su intención de cobrar por recomendar o promocionar productos, ya que lo reflejan de este modo en su propia página Web:“Todas las opciones tendrán su correspondiente contrapartida en función del nivel de colaboración”. Es decir, que cuanto más se pague, más se ‘recetará’, o al menos eso parece…

Resultado de imagen de actimel

Danone engaña con la publicidad

Tanto es así que, de hecho, Danone ha sido multada en Estados Unidos por anunciar tanto en sus envases, como en sus folletos, como en televisión, que Actimel mejora las defensas, algo que ha sido desmentido por muchas asociaciones. La compañía tuvo que aceptar el pago de 21 millones de dólares tras reconocer que había exagerado las cualidades tanto de Actimel como de los yogures Activia, dos productos que acumulan un 25% de la facturación total de la multinacional.

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) también tumbó a Danone al asegurar que Actimel “no mejora las defensas”, tal y como anuncian. De este modo, EFSA elaboró un informe en 2010 en el que se concluía que el producto no era tal y como se publicitaban.

Y eso no es todo, Actimel fue denominado por Foodwatch, una asociación alimentaria alemana, como el producto con mayor publicidad engañosa; mientras que ASA, un organismo británico que se dedica a dar veracidad a la publicidad, obligó a Danone a retirar otro anuncio en el que también anunciaban un aumento en las defensas.

Desde Facua, además, su portavoz, Rubén Sánchez, señala que el Actimel no es más que un simple yogurt líquido sin ninguna propiedad distinta a la del resto de lácteos, pero con un precio bastante más elevado.

Los pediatras se defienden

Desde la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (Sepeap) han emitido un comunicado en su página Web, al que sólo pueden acceder sus socios, en el que admiten que existe contraprestación económica, pero en el que se defienden diciendo que “no se trata de una prescripción ni de publicidad por parte de la Sepeap, sólo de “un aval a un producto tras analizarlo. Lo recomendamos dentro de una dieta equilibrada”.

La sociedad añade en su cuenta de twitter: “No creo que debamos dar cuentas más que a nuestros socios. Los acuerdos son privados. Nos pagan por emplear nuestro nombre en su publicidad y por analizar la fórmula de sus productos. Cobramos por analizar una reformulación de un producto, porque utilizan nuestro nombre en su publicidad”.

Además, según fuentes de la Sepeap, fue la empresa de alimentación la que se puso en contacto con la sociedad: “Reformularon el producto y querían que lo analizáramos. Lo hicimos, incluía menos azúcar y se trata de un producto lácteo, así que decidimos avalarlo”.

Fuente: http://okdiario.com/economia/2016/09/12/danone-compra-pediatras-espanoles-que-receten-actimel-370817

Monsanto acepta la oferta de compra de Bayer y crearán un gigante mundial

La compañia que emerja de la operación, valorada en 57.900 millones de euros, dominará el negocio de semillas y de pesticidas a escala global.

La multinacional agroquímica Monsanto aceptó la última oferta de compra de Bayer, dando así vía libre a la creación de la empresa líder en la industria y a la mayor operación que se realiza en efectivo. El anuncio oficial de la fusión, que se produce tras una nueva subida de la oferta de compra del grupo alemán, se formalizó antes de la apertura de Wall Street. La integración se espera que esté completada para final de 2017 aunque antes deberá someterse al examen de los reguladores porque abre una nueva era en el mundo de la agricultura.

Resultado de imagen de monsanto bayer

 

Las discusiones empezaron a tomar cuerpo la semana pasada. Bayer paga 128 dólares en efectivo por cada acción. Eso equivale a desembolsar 56.000 millones de dólares (49.890 millones de euros) por los títulos de la empresa estadounidense. El valor de la operación ronda los 66.000 millones de dólares (58.500 millones de euros) incluyendo la deuda y contempla 2.000 millones de dólares compensación si fracasa. La primera vez que la empresa alemana realizó una oferta en mayo su precio era de 122 dólares, lo que la americana consideraba insuficiente.

Wener Baumann, consejero delegado de Bayer, dedicó cuatro meses a intentar arrancar un pacto para así reforzar la cartera de productos más allá de la salud. La última oferta es un 20% superior al precio al que cerraron las acciones de Monsanto el martes y un 44% respecto a mayo. La empresa combinada será la líder en el negocio de semillas y de pesticidas, por lo que, con toda probabilidad, tendrá que hacer concesiones a los reguladores de la competencia para poder sacar adelante la operación. Es lo que van a hacer también Dow Chemical y DuPont para evitar un bloqueo.

Bayer es más fuerte que Monsanto en el negocio de pesticidas. Pero la estadounidense domina en el mercado de las semillas. El grupo alemán conseguirá de esta manera doblar los ingresos que genera a través de su unidad agroquímica, que con 23.000 millones en ventas combinadas representará casi la mitad de su facturación global. Y aunque los analistas opinan que el precio que paga por su rival es muy alto, consideran que los dos negocios son completematios. Las dos compañías hablan de que pueden lograr una sinergias anuales de 1.500 millones de dólares.

Monsanto dejará así de ser una compañía independiente 115 años después de su fundación. "Este anuncio es un testamento de todo lo que hemos logrado", valoró su consejero delegado, Hugh Grant. Las dos compañías explican que la combinación es necesaria para poder afrontar el reto de alimentar a 3.000 millones más de habitantes que se esperan en 2050 y de hacerlo de una manera sostenible. Por eso Grant señala que la industria necesita un nuevo enfoque que permita seguir innovando en el desarrollo de semillas y de tratamientos para proteger las cosechas. 

La compra de Monsanto por parte de Bayer supera la fusión de Daimler y Chrysler en 1998, que se valoró en 40.000 millones. También mueve más efectivo que la oferta de InBev por Anheuser-Busch. Estructuralmente, la nueva empresa tendrá la sede de su negocio de semillas en Saint Louis mientras que los pesticidas permanecen en Monhein (Alemania). Monsanto es pionera también en el proceso de digitalización de la actividad agrícola, que opera desde San Francisco. Bayer conseguirá de esta manera ganar escala en EE UU, un mercado que se le resistió.

La industria agroquímica está en un intenso proceso de consolidación, Chem China anunció este año la compra de la suiza Sygenta. Y esta misma semana las canadienses Potash y Agrium acordaban combinar sus negocios de fertilizantes para ganar peso y reducir costes en la producción y en la distribución. Esta ola de fusiones, sin embargo, reduce las opciones para los agricultores, que pueden ver reducido su margen para poder negociar precios. Las compañías responden que estas alianzas les permitirán ofrecer mejores soluciones a los agricultores y más rápido.

Fuente: http://economia.elpais.com/economia/2016/09/14/actualidad/1473839060_359923.html

El aceite de clavo: una maravilla para la salud

Nativo de Indonesia y Madagascar, el clavo de olor (Eugenia Caryophyllata) se puede encontrar en la naturaleza como capullos de flores de color rosa sin abrir del árbol de hoja perenne. Una vez recogidos a mano, los brotes se secan hasta que se vuelven marrones y, después de la molienda, el polvo se utiliza en la cocina o se convierte en un aceite esencial para diversos fines medicinales. 


El aceite de clavo


A diferencia de la mayoría de las otras especias, el clavo de olor se puede cultivar durante todo el año, lo que ha dado tribus nativas que lo utilizan una clara ventaja sobre otras culturas debido a que los beneficios para la salud se pueden aprovechar más fácilmente. 

Es considerablemente rico en manganeso y otros nutrientes como potasio, magnesio y calcio - que se utilizan para prevenir y tratar la osteoporosis, la anemia y los dolores menstruales. Algunos otros beneficios del aceite esencial de clavo de olor incluyen:

Continuar leyendo